El contrato existe desde que uno o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algún servicio. Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las ley, a la moral, ni a la buena fe.

Las relaciones entre las personas cualquiera que sea y pueda contener algún elemento de confrontación debe plasmarse por escrito, por ello, desde las épocas más antiguas las civilizaciones plasmaban en contratos civiles esas relaciones

Por esta razón, Raúl Masó le garantiza la seguridad jurídica que busca cuando se pretende la redacción y firma de un contrato o acuerdo.

Existen numerosos tipos de contrato según su objeto, a saber:

Contrato de arrendamiento: vivienda, local de negocio, trastero, plaza de garaje, finca rústica o aparcería, vehículos a motor, maquinaria,…

Contrato de compraventa: bienes inmuebles, bienes muebles, semovientes (animales, plantas, etc.)

Contrato de servidumbre: de paso, de luces y vistas, de aguas, de pared medianera, de pozo.

Contrato de Mandato, Donación, Préstamo Permuta, Fianza, etc.

¿Podemos ayudarle?

Puede contactar con nosotros y muy gustosamente le informaremos en detalle  y le prepararemos un presupuesto sin ningún tipo de compromiso.